Ir al contenido principal

NOVENO ÉTICA SEMANA 17 DE SEPTIEMBRE


COLEGIO NACIONES UNIDAS IED
ÉTICA
NOVENO
semana del 17 de septiembre

Lea el siguiente caso de la vida real.

Mi nombre es Eugenia, trabajo como cuidadora de la “casa de acogida” que pertenece a una fundación de ayuda social que recibe “niños” que van de cinco a veinticinco años con discapacidad severa para cuidarlos durante el día y permitirle a las madres que trabajen. Lo que les voy a contar no es un cuento, no es una historia, si no más bien un fragmento de la vida de una amiga, Daniela… Los niños tienen muy claro que tienen una misión. Ellos dicen que Dios los trajo al mundo por una razón particular, y que hasta que no la cumplan seguirán entre nosotros…Eso fue lo que pasó con Daniela: ella cumplió su misión, y por eso hoy los niños cantan para despedirla, teniendo claro que “ella les lleva la ventaja, ella está con Dios, y que por eso no tenemos que estar tristes”. Si tan solo se pudiese ver el mundo con esos ojos…Lo que le pasó a Daniela es algo que aun no logro entender del todo...lo acepto con la resignación y el consuelo que la fe me entrega, pero si soy honesta no puedo dejar de cuestionar lo ocurrido… sé que no hay culpables, no lo busco tampoco, pero sí siento que hay responsables…
Daniela fue una de las “fundadoras” de la casa de acogida, fue una de las primeras personas en pertenecer a ella…no alcanzó a cumplir los veinticuatro años. Tenía un retraso mental profundo, una displasia motora que le dificultaba caminar y ya en el último año se movía sólo en silla de ruedas. Hablaba poco…las palabras básicas como mamá, papá, pero eso jamás impidió que se hiciera entender…la comunicación de los afectos en ella parecía suplir y más aun superar el lenguaje de las palabras. Sufría de cuadros respiratorios frecuentes, sobre todo en el invierno. La verdad es que no recuerdo un invierno sin que Daniela tuviera una bronquitis, y ya en junio del año pasado, un poco después de salir de vacaciones fue hospitalizada por una bronconeumonía. Primero estuvo en la posta de un hospital público, pero como no había disponibilidad de camas la trasladaron a otro centro, donde su condición se agravó. La epidemia de gripe H1N1 estaba en su punto más álgido, con la consecuente limitación de cupos en cuidado intensivo. Daniela estuvo en la UCI, grave e inconciente y después de 10 días conectada a respirador se indicó traqueotomía que Angélica, su madre, autorizó firmando una especie de formulario. Yo personalmente tenía mis reservas, no he tenido buenas experiencias con niños con traqueotomía…, pero bueno, la mamá ya lo había aceptado y el doctor fue tajante al decir que era necesario por las secreciones y para poderla sacar del respirador. En esos casos es mejor  simplemente confiar. Pocos días después presentó una infección cuya causa nunca aclararon, pero después de eso una vorágine nos arrastró a todos.
Daniela pasó un período de un par de semanas de agravaciones que iban y venían, hasta que finalmente presentó una mejoría, recuperó conciencia y fue desconectada del respirador. Ilusoriamente creí que lo peor había pasado, se suponía que la darían de alta en poco tiempo. La última vez que la vi así fue un Jueves. Cuando regresé el lunes Daniela estaba grave otra vez inconsciente, y la ayudaban a respirar con una bolsa que llamaron “ambú”. En algún momento durante el fin de semana el tubo de la traqueotomía se tapó con secreciones impidiendo la oxigenación cerebral. Lo descubrieron cuando ya era muy tarde … y a esas alturas no había un respirador disponible.. Recuerdo a la doctora llamando a otros hospitales para que la recibieran, y no fue hasta muchas horas después que Daniela fue trasladada a otro centro en estado crítico y posible muerte cerebral. Ahora, mientras escribo esto se me viene a la mente la imagen de la enfermera ayudando a Daniela con esa bolsa con oxígeno. En la UCI del otro hospital estuvo diez días y en el transcurso de ellos, la verdad es que era todo muy extraño. Atención por parte del cuerpo médico jamás faltó, eso lo tengo claro. Sin embargo era muy difícil lograr que los doctores dijesen algo, incluso a veces parecía que nos evitaban. Ahí las enfermeras fueron cruciales en establecer una relación más cercana y en apoyarnos. Finalmente se confirmó y después se le comunicó a los padres que Daniela estaba en muerte cerebral. Aunque hasta entonces el diagnóstico no se había dado de manera oficial, Angélica me comentó luego que ella “siempre lo había sentido”. Daniela fue desconectada del ventilador, y fue así que pudimos verla partir, con sus papás a los pies de la cama dándole un adiós silencioso. Nosotros, los niños y las demás tías, esperábamos en la casa de acogida para su velorio.
Les aseguro que cualquiera que haya pasado ese día por la vereda del frente de la casa de acogida no se hubiese imaginado jamás que adentro había un velorio. Daniela fue recibida por los niños entonando una canción de bienvenida. Las paredes cubiertas en tules rosados y morados daban la impresión de estar metido dentro de un globo de chicle, y la comida, música y sonrisas eran un simple reflejo de la personalidad de esta amiga a quien decíamos adiós. , o mejor dicho hasta siempre.

Con base en lo anterior, en el cuaderno conteste lo siguiente:

1-    ¿Qué hacen los niños para despedir a Daniela?
2-    ¿Qué tipo de enfermedades le daban a Daniela?
3-    ¿Qué es una traqueotomía?
4-    ¿De qué aparato desconectaron a Daniela?
5-    ¿A qué se refiere el concepto de Calidad de vida?
6-    ¿Cuál fue la actitud de las enfermeras?
7-    ¿Quién relata la situación?
8-    ¿Qué es una UCI?
9-    ¿A qué se enfrentan los padres de un hijo con la situación de Daniela?
10- Para unas personas es un problema, para otras es una bendición tener un hijo en esas condiciones. Para usted, ¿Que representa un hijo en esas condiciones?, ¿y un hermano? ¿y un amigo?
11- ¿según lo leído por usted, cual sería el propósito de Daniela?


Comentarios

Entradas populares de este blog