Ir al contenido principal

TALLER DE ÉTICA - DÉCIMO SEMANA DEL 27 DE AGOSTO .....DE CLICK EN LEER MÁS


COLEGIO NACIONES UNIDAS IED
ÉTICA
DÉCIMO
Semana del 27 de Agosto


Introducción:
De modo clásico, la Bioética puede definirse como "el estudio sistemático de la conducta humana en el ámbito de las ciencias de la vida y del cuidado de la salud, examinada a la luz de los valores y de los principios morales" (Encyclopedia of Bioethics). Desde el año 1971 en que la palabra "bioética" -un neologismo introducido por el oncólogo Van Rensselaer Potter- se utiliza por primera vez en una monografía titulada "Bioethics: bridge to the future" (Bioética: un puente hacia el futuro), la Bioética se ha convertido en uno de los temas de obligada referencia en la medicina y la investigación actual, una nueva disciplina que ha ido adquiriendo a lo largo de los últimos treinta años un importante cuerpo doctrinal, convirtiéndose en una de las ramas de estudio más desarrolladas de la ética.

Principio de Bioética: No maleficencia

Esquema
1. Definición y origen;
2. El principio de no maleficencia hoy;
3. Bibliografía.
1. Definición y origen

El término maleficencia deriva de los vocablos latinos malum (mal) y facere (hacer). Con el no privativo anterior al término se indica la negación a hacer el mal, o lo que es lo mismo, con el adagio latino malum vitandum, de evitar el mal. El principio de no maleficencia “expresa la obligación de no producir daño intencionadamente. En la ética médica se ha asociado estrechamente al dicho primum non nocere: sobre todo, o antes de nada, no hacer daño. (…) Aunque este principio haya sido a menudo proclamado principio fundamental de la tradición hipocrática en la ética médica, sin embargo, no se encuentra presente (literalmente) en la obra de Hipócrates. A pesar de esto, en el juramento hipocrático se expresa tanto una obligación de no hacer daño como una obligación de obtener el bien: “utilizaré el tratamiento para ayudar a los enfermos según mis capacidades y mi juicio, pero nunca lo utilizaré para dañarlos, del modo que sea” (Beauchamp 2001).
El principio de no maleficencia iba unido al de beneficencia constituyendo un único principio (hacer el bien y evitar el mal). Posteriormente, con la elaboración que Beauchamp e Childress hicieron en su primera obra conjunta, Principles of Biomedical Ethics, el principio de no maleficencia adquirió autonomía propia, aunque era obvia la estrecha conexión que guardaba con el de beneficencia. Para los autores la no maleficencia era un principio prima facie, que obligaba siempre, excepto en situaciones en las que, por conflicto con otro principio, había que hacer excepciones en casos concretos. Es decir, no era un principio con carácter absoluto.
D. Gracia ha realizado un profundo y amplio análisis del origen histórico del principio (Gracia, 1990). Él mismo afirmó en su discurso de ingreso en la Real Academia de Medicina que el principio de no maleficencia era el fundamento de la ética médica. La expresión primum non nocere, como tal, no fue utilizada por vez primera en los textos del Corpus hippocraticum sino en textos posteriores del siglo XIX, aunque es obvio que su elaboración tuvo lugar tanto en la época clásica como medieval y moderna. Gracia se pregunta si el valor del principio de no maleficencia es absoluto. En un principio, para Aristóteles por ejemplo, parece que sí, que nunca es lícito hacer daño. En la tradición medieval existían acciones intrínsecamente malas que nunca era lícito realizar. En cambio, posteriormente se ha ido aceptando la idea de que la no maleficencia depende de la situación y admite excepciones. Para Gracia (autor), el principio de no maleficencia está colocado en el primer nivel, el de los principios que obligan con independencia de la opinión de las personas y que poseen rango superior. Nunca puedo hacer daño a nadie, aunque la misma persona me lo pida. En cambio, la autonomía y la beneficencia dependen de la propia escala de valores. Lo que está claro es que, como pone de relieve Gracia, la no maleficencia es fundamental para la ética médica. Ahora bien, la pregunta que puede surgir es si necesariamente existe una conexión con la idea de bien y la beneficencia.
Nosotros pensamos que sí, que la no maleficencia deriva de la idea de bien y del concepto de lo bueno para el hombre; en caso contrario ¿cómo se podría saber en qué consiste no hacer daño?
2. El principio de no maleficencia hoy
Hoy en día, el principio de ausencia de daño presenta implicaciones completamente nuevas como son por ejemplo la distinción entre matar y dejar morir, entre suspender y abstenerse de tratamientos, especialmente en referencia a enfermos terminales y pacientes con lesiones graves e irreversibles (Ciccone, 2003). En dichas circunstancias será muy importante la consideración de la intencionalidad de la acción. Nunca es lícito, bueno, el querer hacer daño a una persona, siempre rige la máxima  malum vitandum.
Por ejemplo, en el caso de un enfermo terminal con el que nos abstenemos de darle un tratamiento específico por constituir un encarnizamiento terapéutico, dicha acción será considerada como lícita ya que la intención de la intervención no es matar a esa persona sino evitarle un sufrimiento posterior e inútil. En cambio, cuando la abstención de la aplicación de dicho tratamiento tuviera como fin la búsqueda directa de la muerte, dicha acción sería ilícita, por razones obvias, no es lícito hacer daño y matar a nadie, sólo en caso de legítima defensa.
La no maleficencia encuentra su significado en una ética que tiene como centro al ser humano y la búsqueda de su bien integral. Es más, la no maleficencia se complementa con la beneficencia y adquiere su pleno sentido ante la búsqueda del bien, que conlleva necesariamente el evitar el mal, o aún permitiéndolo, siempre lo hace de cara a un bien ulterior. Asimismo, en relación con la autonomía, la no maleficencia, considerada en el marco de una ética que tiene como fundamento una antropología integral, debe permitir y buscar el uso de la libertad finalizada al bien integral de la persona y, en última instancia, a la justicia social.

Con base en el texto anterior conteste las siguientes preguntas en el cuaderno y pegue la copia del taller también en el cuaderno:
1-        Con sus propias palabras explique en qué consiste la bioética
2-        ¿Cómo debe entenderse la no maleficencia?
3-        Si se produce un daño de manera no intencional en el ejercicio de cuidar a una persona discapacitada o enferma, ¿que podría decir de ello la no maleficencia?
4-        ¿Qué significa: “primum non nocere”?
5-        ¿En qué consiste el juramento hipocrático?
6-        ¿Quién fue Hipócrates?
7-        ¿Quiénes fueron Beuchamp  y –Childress?, que hicieron por la Bioética?
8-        ¿Qué significa el concepto: “principio prima facie”?
9-        ¿Qué podemos entender con que un principio sea de carácter absoluto?
10-     ¿En qué consiste la diferencia entre la no maleficencia y otros principios?
11-     Explique con sus palabras la relación que existe entre el bien y la no maleficencia
12-     Explique claramente con sus palabras la diferencia entre matar y dejar morir. De dos ejemplos
13-     En qué consiste la máxima: “malum vitandum”
14-     ¿Cuál es la relación entre beneficencia y no maleficencia según el texto?



Comentarios

Entradas populares de este blog